Catar, … pero … ¿por dónde empiezo?: II. El olfato

BODEGAS-COPABOCA-CATAR-OLFATO

Catar, … pero … ¿por dónde empiezo?: II. El olfato

Es en esta fase es cuando podemos apreciar la mayoría de los rasgos del vino. Se procede a oler el vino pero sin agitar la copa y a continuación repetimos, pero en esta ocasión el vino se olfatea después de mover ligeramente la copa, sin romper el líquido.

Podemos diferenciar tres clases de aromas: Primarios, Secundarios y Terciarios.

Los aromas primarios se desprenden de la superficie del vino y aumentan si lo agitamos, este tipo de aroma está producido por la variedad de vid y por el terreno. Aportan olores a flores y a frutas. Estos son más ligeros y se volatilizan antes.

Cuando agitamos la copa descubrimos los aromas secundarios, se detectan al contacto con la lengua y al agitarlo con la boca, ya que aumenta la temperatura del vino, por lo tanto se obtienen vía retronasal, y son producidos por el tipo de fermentación que los identificamos con la madera, el bosque, la hojarasca… estos olores son más densos al igual que los terciarios también se obtienen por vía retronasal y son producidos por la maduración y crianza del vino, ya sea en barrica o en botella.

BODEGAS-COPABOCA-CATA-AROMAS-SECUNDARIOS

Los aromas terciarios pueden ser de oxidación o de reducción y de ambos a la vez. Los de oxidación se adquieren durante el proceso de maduración del vino en contacto con oxigeno (durante la crianza en barrica) los aromas de reducción se forman al abrigo del aire, durante su envejecimiento en botella. Los identificamos con tostados, avellana, vainilla… que se dan en vinos más viejos.

BODEGAS-COPABOCA-CATA-AROMAS-TERCIARIOS

Imagen de previsualización de YouTube
 

No comments so far.

Deja un comentario