Catar, … pero … ¿por dónde empiezo?: I. La Vista

¿Sabes cómo catar un vino? ¿Cuáles son los pasos a seguir?  ¿Por dónde empiezo?

La forma más lógica, y por tanto la más empleada para catar un vino es, a través de la vista, del olfato y del gusto. Hoy comenzamos con “la vista”:

A través de la vista: 

Gracias a este sentido podemos percibir algunos de sus atributos. Lo más recomendable para iniciar el examen visual es utilizar un fondo de color blanco, así, distinguiéremos 3 zonas cromáticas:

Capa Fina, su color nos indica la madurez y el matiz del color del vino.

Capa Intermedia, esta capa se ensancha y se decolora a medida que el vino se hace viejo.

Y el Ojo, es la parte más extensa y dónde se ve la intensidad de color del vino.

BODEGAS-COPABOCA-CATA-FONDO-BLANCO

Seguidamente valoraremos la LIMPIEZA Y EL COLOR del vino,  hay que observa si existen partículas en suspensión o no. Si claramente tienen partículas diremos que es un vino TURBIO, si esa turbidez es ligera y existe una ausencia de brillo, diremos que es MATE. También se puede dar el caso de que esté limpio pero no brillante, por tanto será TRANSPARENTE Y LIMPIO. Y por su puesto puede ser BRILLANTE, reflejando gran cantidad de luz.

Otro aspecto a valorar con el sentido de la vista es la INTENSIDAD DEL COLOR, para definirlo se utilizan los siguientes términos: Débil, Libero, Medio, Intenso y Fuerte.

BODEGAS-COPABOCA-CATA-BRILLO-LIMPIEZA

Y por último valoraremos la FLUIDEZ: Si el vino que vamos a catar es un vino muy fluido, con una ligera espuma al agitarlo nos está diciendo que es un vino joven. Si por el contrario vemos que es denso, con lágrimas que recorren las paredes de la copa estamos tomando un vino con un alto grado de alcohol.

BODEGAS-COPABOCA-CATA-LAGRIMA

 

2017-12-14T10:54:55+00:00